Título XIX: Del Tribunal de Disciplina

TÍTULO XIX

DEL TRIBUNAL DE DISCIPLINA

Art. 64º) El Tribunal de Disciplina se compondrá de cinco (5) miembros titulares y cinco (5) miembros suplentes elegidos por Asamblea, los que durarán dos (2) años en sus funciones y podrán ser reelectos. Su elección será simultánea con la del Consejo Directivo.

Art. 65º) Para ser miembro del Tribunal se requieren las mismas condiciones que para integrar el Consejo Directivo y además ocho (8) años de antigüedad en la matrícula, en forma continuada en la provincia. Los miembros del Consejo Directivo no podrán formar parte del Tribunal de Disciplina.

Art. 66º) Los miembros del Tribunal de Disciplina solo pueden ser recusados por algunas de las causas que determine el Código Procesal Provincial.

Art. 67º) El Tribunal de Disciplina fijará su procedimiento mediante un reglamento que a tal efecto deberá aprobar el Consejo Directivo.

Art. 68º) El Tribunal de Disciplina funcionará con la presencia de no menos de cuatro (4) de sus miembros. En caso de impedimento de alguno de ellos, será reemplazado en cada caso por los suplentes en orden de elección. Al entrar en funciones el Tribunal de Disciplina designará Presidente y Secretario y comenzará a llevar acta de sus reuniones en el Libro de Actas del Tribunal de Disciplina habilitado al efecto.

Art. 69º) Cada asunto ingresado al Tribunal de Disciplina iniciará una carpeta o sumario a los que se irá numerando sucesivamente.

Art. 70º) El Tribunal de Disciplina tendrá por finalidad instruir los sumarios y aconsejar las sanciones o no en los casos de denuncia que remita a su consideración el Consejo Directivo. A los efectos de la aplicación de  sanciones el Tribunal de Disciplina sustanciará la causa ordenando las medidas tendientes a determinar la veracidad de los hechos denunciados, como igualmente la prueba ofrecida por el imputado. Finalizado el sumario, el Tribunal de Disciplina dictará resolución fundada en la que se absolverá o penalizará al imputado, lo que será comunicado al Consejo Directivo a los efectos que éste proceda a su cumplimentación.

Art. 71º) Las sanciones disciplinarias civiles y penales y la aplicación de las medidas dispuestas por los magistrados judiciales o las autoridades sanitarias.

Art. 72º) Son causales de sanciones disciplinarias:

a) Pérdida de la ciudadanía por causa de indignidad.

b) Condena criminal por delito infamante o que lleve como accesorio la inhabilitación.

c) Violación de las disposiciones de la Ley 5776, de su reglamentación, de las Leyes y/o reglamentos que rijan el ejercicio de la profesión farmacéutica en la provincia y del Código de Ëtica profesional.

d) Negligencia reiterada o ineptitud en el desempeño de las obligaciones y deberes profesionales.

e) El Farmacéutico que hiciere abandono del ejercicio de la profesión sin causa y sin aviso al Consejo Directivo dentro de los treinta (30) días, exceptuando los casos de ejercicio accidental.

f) Actos inconvenientes que afecten la relaciones profesionales de cualquier índole, o lesionen su incumbencia profesional.

g) Por actuación en entidades que desvirtúen o menoscaben los derechos e intereses de los farmacéuticos y el concepto de ejercicio de la profesión.

h) Toda otra acción de naturaleza pública o privada que comprometa el honor y la dignidad de la profesión farmacéutica.

Art. 73º) Las sanciones a  aplicar por el Tribunal de Disciplina son:

a) Advertencias.

b) Apercibimiento privada o público.

c) Multa que establezca la reglamentación.

d) Suspensión en el ejercicio de la profesión desde un mes a un año.

e) Inhabilitación del ejercicio profesional.

Art. 74º) Las sanciones siempre fundadas se aplicarán por simple mayoría de votos darán lugar a recurso de revocatoria  los incisos a y b del Artículo anterior; y al mismo recurso y al de  apelación ante la Asamblea de socios de los incisos c, b, y e del mismo artículo. Los recursos deberán ser interpuestos dentro de los cinco (5) días hábiles a contar desde la notificación y cuando sean ambos, conjunta y subsidiariamente.

Art. 75º) Las causas disciplinarias podrán iniciarse por el agraviado, por denuncia de particulares, de colegiados o de autoridades administrativas oficiales; como asimismo por el Consejo Directivo.

En todos los casos el Consejo Directivo requerirá explicaciones al imputado, y resolverá si hay o no lugar a causas disciplinarias. Si hay lugar la Resolución expresará el motivo y se pasarán las actuaciones al Tribunal de Disciplina, el que dará conocimiento de las mismas al imputado, emplazándolo para que presente pruebas y alegue su defensa dentro de los quince (15) días. Producido éstas, resolverá la causa dentro de los diez (10) días, comunicando su decisión al Consejo Directivo para su conocimiento y ejecución. La resolución del Tribunal de Disciplina deberá ser siempre fundadas.